Clasificados - Guia de negocios - Publicidad on line - Marketing en internet - Posicionamiento automático Diseño web dinamico - Programacion PHP
LosAnunciantes home Publicar Ultimos Rubros Turismo Noticias Registrate | Publica | Login
 
¿Que busca?
Escucha Radio on line
descarga el RSSREADER gratis!! Feed - informacion sobre RSS
Mapas satelitales y callejeros
Capital Federal - Buenos Aires - Argentina
Capital Federal - Buenos Aires - Habitantes: 2.768.772
Obelisco
La Boca
Cabildo
Buenos Aires
Habitantes: 2.768.772

Buenos Aires fue fundada en 1536 por el Adelantado español Don Pedro de Mendoza y por segunda vez, el 11 de junio de 1580 por Don Juan de Garay.Es una de las ciudades más pobladas de habla hispana, al incluirla en el aglomerado Gran Buenos Aire, conviven alrededor de 12.000.000 de habitantes.Ubicada sobre la margen derecha del río de La Plata, ocupa una superficie de más de 200km2.
La ciudad es un notable centro cultural y está en permanente contacto con los adelantos de la técnica y el pensamiento moderno, a la vez que con el acervo de lo tradicional.Una idea del alto nivel intelectual que desarrolla, la dan sus universidades nacionales y privadas, los museos, las salas de exposiciones, de conferencias, de galerias de arte, de bibliotecas, de librerias y editoriales.
La característica del gran desenvolvimiento comercial y financiero, el movimiento bursatil y bancario, el momento diario de las operaciones y el afiebrado traginar en las horas de intercambio y de comercialización de la zona centrica o de los sectores comerciales de los barrios.Antesala de esta marcada actividad es la amplia zona portuaria poblada de diques, depositos y gruas.
Mundialmente famosa en su actividad musical, que abarca desde el género operístico, sinfónico y de cámara hasta el fólclor, el tango, la música rock.Sus innumerables escenarios deportivos se ven colmados por aficionados al fútbol, boxeo, automovilismo, basquet, rugby, polo, pato, golf, turf, tenis, etc.La vida nocturna, es intensa, especialmente, en las arterias principales de la parte centrica, donde funcionan las salas de espectáculos más importantes, confiterías, nightclub, discoteca, teatro, cines.Su arquitectura proteiforme revela su transformación universalista.Monumentales estructuras alternan con pintorescos barrios residenciales, verdaderos alardes de competencia arquitectónica y de buen gusto.En Buenos Aires casi todos los estilos encontraron representividad y se sumaron a las tejas y ventanales, a los frescos patios y a las gruesas paredes coloniales.De la gran aldea surgio, con fisonimía propia, el modo italianizante, el art noveau, el neoclasisismo, el barroquismo y el estilo internacional.Luego aparecieron los edificios de hormigón y vidrio, de moderna funcionalidad.
Hoy la mansión señorial, la casona de grandes patios, seden paso a la verticalidad utilitaria.De las estructuras avanzadas cabe mencionar, como un exponente de ellas, el sector del barrio de retiro, conocido como Catalinas Norte, que agrupa una serie de modernos edificios de espectácular diseño, muchos de ellos denominados inteligentes, dado que su funcionamiento y operatividad están dirigidos desde un centro de compuntos, y también las recientes construcciones erigidas en Puerto Madero.
En cabecera de la vida económica del país, centro de las principales transacciones financieras, crediticias y cambiarias.Por su condición de puerto principal de la nación, aglutina las mayores cifras del movimiento de importación y exportación de materias primas, cereales y productos manufactureros. En su radio céntrico se halla un gran número de firmas relacionadas con trámites aduaneros, operaciones bursátiles, seguros y casas que operan con papewles y monedas extranjeras.
También se advierte en esta zona un gran desarrollo del comercio, que se destaca por la calidad de sus artículos, el buen gusto de sus escaparates y decorados, capaz de competir con las ciudades más avanzadas del mundo. Los principales rubros de las industrias de la ciudad son los de la alimentación, textil, calzado,productos químicos, metalurgia, maquinarias eléctricas, equipos de transporte, tabaco y gráficos.
Las calles céntricas de la ciudad deslumbran al visitante con la suntuosidad de comercios de los más diversos ramos, con los relámpagos promocionales de los avisos de neón, con la artesanía, diseño y color de las vidrieras, sus galerías comerciales, shoppings y el confort de los hoteles. Podría destacarse, en primer término, a la calle Florida, paseo peatonal por excelencia que responde a las exigencias del público comprador o del coleccionista mejor informado en materia de arte o artesanía., la avenida Corrientes que,desde su nacimiento hasta más allá del la Av. Callao, ofrece un espectáculo escénico y cinematográfico singular y la extraña complementación del bullicio con la meditación en sus librerías; Lavalle peatonal desde Carlos Pellegrini hasta Florida, poblada de comercios y cines; av. de Mayo, arbolada, con mesitas en las anchas aceras y matices ibéricos; las avenidas Alvear y Santa Fe, que asumen el aspecto de vías de lujo: son avanzadas de haute couture, de la cosmética y el diseño chic.La avenida 9 de Julio, el ancho y ágil canal urbanístico que atraviesa a Buenos Aires de Sur a Norte,ostenta el tradicional obelisco en su cruce con la avenida Corrientes y forma uno de los puntos de mayor imponencia edilicia de la ciudad, así como de circulación de tránsito y peatones a toda hora del día.
Hacia el Norte se destaca el sector residencial, desde Retiro hasta el barrio de Belgrano,con sus calles y casas señoriales, sus plazas y jardines, sus esculturas, el Parque 3 de Febrero, el Jardín Botánico y el magnífico entorno de la Recoleta y del Automóvil Club Argentino. Hacia el Sur, San Nicolás, Monserrat y San Telmo, barrios con recuerdos de un pasado pleno de encanto que aún perdura en algunos edificios de la época de la Colonia, que evocan al Buenos Aires antiguo.
Tras San Telmo,el barrio de La boca,junto al Riachuelo,con la curiosidad de sus casas y calles irregulares, con altas veredas, así como sus puentes, cerca de antiguos barcos, zona además, típica por los restaurantes especializados en pescados y mariscos.
Un contrastante panorama se da en la avenida Costanera Rafael Obligado, que corre paralela a la ribera del Plata, popular paseo en verano (especialmente por sus balnearios y los restaurantesrestaurantes que invitan a degustar un humeante churrasco.Hay otros barrios, como Barracas,San Cristóbal, Almagro, Caballito, Flores, Nueva Pompeya; todos resuman alguna caracterización, algún historial digno del anecdotario antológico.
Largas y hermosas avenidas,autopistas, vuelos de aviones, vías férreas, rutas marítimas de todos los puertos del mundo convergen hacia Buenos Aires. La avenida Gral. Paz, el Riachuelo y el río de la Plata, son tan sólo los límites de la estrecha comunicación de esta gran ciudad latina y de sus lazos fraternales con el resto del país y del mundo.

Paseos por algunos de sus barrios más pintorescos y tradicionales
RETIRO: Un barrio al que realzan sus palacios, edificios y plazas.

Según un plano de la época de la Colonia, este sector era conocido como El Retiro; inicialmente, había pertenecido al gobernador Agustin de Robles.Acerca del nombre se supone que el mismo tuvo su origen en el retiro que un monje penitente realizaba en la ermita que existia por el lugar a principios del siglo XVIII.
El paseo por el barrio empieza por la Terminal de Omnibus, avenidas Antartida Argentina y Ramos Mejía, animada por un basto movimiento de pasajeros que arriban a la ciudad, o parten hacia las distintas provincias y países limítrofes.Ocupa un predio de 12há, de las cuales 29.000m2 corresponden a superficies cubiertas.Posee 75 plataformas de embarque y más de 100 boleterías.La obra fue realizada por los arquitectos Serra, Valera y Petrucchi, y se la inauguro en 1983.Seguimos por la avenida Antartida Argentina y en su intersección con San Martín, surge la Plaza República de Canada; en ella puede observarse un tótem, de cuatro toneladas de peso, realizado sobre un tronco de cedro rojo de 22m de largo, de los cuales 19,76m han sido tallados y el resto (para favorecer su sosten) está bajo tierra.Fue realizado, como homenaje a nuestro país por parte de Cánada, por un equipo de talladores del Museo Provincial de la Columbia Británica, integrado por dos artistas de la tribu indígena Kwakiutl de Vancouver.En frente, con la avenida Ramos Mejía por medio, vemos las estaciones terminales Retiro de los ferrocarriles generales Mitre, Belgrano, y San Martín(cuyos nombres actuales son: Trenes de Buenos Aires, Ferrovías y Trenes Metropolitanos San Martín, respectivamente).La Primera (MHN), fue inaugurado el 2 de agosto de 1915, con proyecto del arquitecto Eustace Lauriston Counder y realización del ingeniero constructor Charles John Dulley.Las características arquitectónicas del edificio, su aspecto interior (especialmente el gran hall) y la resolución técnica del área de los andenes, hacen del mismo uno de los mejores exponentes mundiales de la arquitectura de las grandes estaciones ferrocarrileras.También destácase su prolongación por delante, hacia el Noreste, de la Estación Terminal Retiro del ferrocarril General Belgrano (MHN) actual ferrovías.
Volvemos a cruzar la avenida Ramos Mejía para encontrarnos con la Plaza Fuerza Aerea Argentina, que ostenta una torre monumental llamada Torre de los Ingleses, erigida con el auspicio de los residentes británicos durante el centenario de nuestra Independencia.Construida bajo la dirección del arquitecto Ambrose Poynter, muestra el estilo renacentista inglés y alcanza una altura de casi 70m.Luego, podemos contemplar el sector urbano (de singulares características) de Catalinas Norte, comprendido entre la calle San Martín (frente a la citada Plaza Fuerza Aerea Argentina), avenida L.N. Alem, Tucumán y avenida Eduardo Madero.Agrupa un conjunto de modernos edificios (que tienen la característica de ser denominados inteligentes), entre otras razones por disponer de un centro de computos desde donde se controla la temperatura, alarmas, posibles incendios, etc.Se enumeran, acontinuación: Sheraton Hotel, Torres Catalinas Norte, Edificio Pellegrini, Edificio Conurbán, Edificio IBM, Torre Madero, Laminar Plaza, Torre Catalinas Plaza y Torre Alem Plaza.
Seguidamente accedemos a la Plaza San Martín (LHN) donde, sobre la Av. del Libertador, se halla el Monumento a los caídos en la gesta de las Islas Malvinas y del Atlántico Sur, construido con placas de piedra donde están grabados los nombres de quienes perdieron la vida en este conflicto.Cabe destacar que la Plaza fue diseñada por Carlos Thays, quien aprovechó las características del terreno: una suave barranca y una parte llana, donde plató armónicamente, gomeros, ceibos, palmeras, sauces y tipas, entre otras especies, que conforman un bello atavio vegetal.
Seguimos hasta San Martín y su continuación Florida, bordeando la plaza, donde se alza el Kavanagh (MHN), edificio del año 1935, realizado por los arquitectos Gregorio Sanchéz, Ernesto Lagos y Luis M. de la Torre, en estilo racionalista.Tiene 120m de altura y fue -durante algunos años- el edificio más alto de la ciudad y también de América del Sur, así como el mayor del mundo construido en hormigón armado.Calle San Martín de por medio -en el N° 1039- vemos la Basílica del Santísimo Sacramento; inaugurado en 1916, fue erigida por los arquitectos Coulom y Chavet, en un solar donado por la familia Anchorena.
Retomamos Florida para llegar al N° 1005, aquí se erige el Plaza Hotel uno de los más importantes y lujosos de la ciudad, obra del arquitecto Alfredo Zucker, que data de 1909.Doblamos por la Av. Santa fe y en el N° 690 contemplamos la Administración de Parques Nacionales, otro notable edificio de la zona construido -en 1880- por la Familia Haedo.En la Av. Santa Fe 750 está el Círculo Militar, que funciona en el edificio conocido como Palacio Paz, de estilo francés, obra del arquitecto Louis Marie Henri Lortais, inaugurado en 1925 como residencia del Dr. José C. Paz.La parte del Palacio que da sobre la calle Maipú, es sede del Museo de Armas de la Nación.En la intersección de Av. Santa Fe y Maipú, volvemos a cruzar hasta la Plaza san Martín, donde se encuentran el Monumento ecuestre al general José de San Martín y al Ejército de los Andes, obra del escultor José Luis Daumes, que fue inaugurado en 1862; años más tarde fue complementado con el pedestal esculpido por Gustavo Eberlein.También se pueden observar otras esculturas: La Duda, de Charles Cordier; la estatua a Leandro N. Alem, de Pedro Zonza Briano; y a Esteban Echeverría, de Torcuato Tasso.
A continuación tomamos por Maipú hasta Arenales; en el N° 761 podemos admirarm el Palacio San Martín (MHN) magnífico edificio que fue residencia de la familia Anchorena.Data de 1909 y se llevó a cabo con planos del arquitecto Alejandro Christophersen.En 1936, fue adquirido por el Ministerio de Relaciones Exteriores y Culto, del cual -actualmente- es la sede protocolar.Proseguimos por Arenales hasta Suipacha, adoptando esta última para llegar a Juncal donde, en el N° 888, se levanta la Basílica de Nuestra Señora del Socorro, cuya construcción se inició en 1783.De la época de la Colonia conserva la imagen del Señor de los Milagros, muy venerada por los feligreses.
Reanudamos el paseo por Suipacha en cuyo N° 1422, hay una bella residencia construida -en la década de 1930- bajo la dirección de su propietario, el arquitecto Martín Noel.Aquí funciona el Museo de Arte Hispanoamericano "Isaac Fernández Blanco".Cuenta con la colección pública de platería colonial, doméstica y religiosa, más importante de América del Sur.Entre sus cuadros, se destaca una colección de la escuela alto-peruana.Su gabinete numismático posee alrededor de 5.000 piezas.Finalmente, cruzamos la Av. del Libertador y, en el N° 405, está el Museo Ferroviario, que exhibe piezas ilustrativas en lo que respecta a la historia de los ferricarriles argentinos y la importancia que estos tuvieron en el desarrollo nacional.

SAN NICOLAS: Un recorrido por la zona céntrica.

El paseo se inicia en Av. Corrientes y Av. L.N. Alem, donde se alza el Palacio de Correos (MHN), que fue inaugurado en 1928 y responde a las líneas arquitectónicas del academicismo francés, en su interior conserva el equipamiento original y un valioso patrimonio artístico de pinturas y esculturas de destacados artistas como Bernaldo de Quiróz, M. Fiot y Lola Frexas, entre otros.Seguimos por la avenida Corrientes, posiblemente la más renombrada de las calles porteñas, paso obligado de quienes transitan por la zona céntrica.Se ha caracterizado siempre por su vida nocturna, hallándose en ella las salas más tradicionales de nuestro teatro y de nuestra cinematografía.También hay numerosos restaurantes y confiterías de categorías diversas y librerías accesibles a la inquietud del público lector, durante horas de la noche.
Doblamos, luego, por 25 de Mayo hasta Sarmiento, encontrándose en el N° 362 el Museo Histórico del Banco de la Provincia de Buenos Aires "Arturo Jauretche", que expone documentos, libros, medallas, monedas, billetes, cuños, máquinas, etc., que reviven los primeros intentos por formar la vida bancaria del país.Seguimos por Sarmiento hasta su intersección con Reconquista, se dobla -a la izquierda- por esta última hasta la esquina de Tte. Gral. J. D. Perón, donde está la Basílica Menor de Nuestra Señora de la Merced (MHN), que fue habilitada parcialmente al culto en 1733 y en forma total en 1779.Fue construida -se presume- bajo la dirección del arquitecto jesuita Andrés Blanqui.En 1905, el arquitecto Juan A. Buschiazzo la remodeló.El altar mayor, barroco, sobredoradom tiene molduras en sus pilares.ALberga las imágenes de Nuestra Señora de la Merced -en el nicho principal-, de San Pedro Nolasco, de San Pedro Pascual y de El Señor de la Humildad y la Paciencia realizada -en 1790- por un aborigen que utilizó, para llevar a cabo su obra, un tronco de árbol.Junto a esta Basílica se alza el ex Convento de los Mercedarios (MHN), donde se produjeron hechos trascendentes de la historia argentina.Actualmente es sede de la Facultad de Ciencias Sociales de la UCA.
Continuando por Reconquista -una cuadra- se dobla, a la izquierda, por Bartolomé Mitre y en el N° 326, puede visitarse el Museo Histórico y Numismático del Banco de la Nación Argentina, que muestra objetos históricos, cheques, acciones, billetes, máquiinas, etc., que reflejan la gravitación de esta institución bancaria en la economía y finanzas de la Nación.
Proseguimos por Bartolomé Mitre hasta su cruce con San Martín, doblamos por esta -a la derecha- hasta el N° 336 para encontrarnos con la Casa de Bartolomé Mitre (MHN), una de las más antiguas de la ciudad -siglo XVIII-, donde funciona el Museo Mitre, que exhibe armas, recuerdos, uniformes, etc., vinculados con el ilustre estadista.Cabe destacar el archivo y biblioteca que pertenecieran a Mitre, que conserva importantes documentos de los generales San Martín y Belgrano.A pocos metros de esta casa -enfrente-, en el N° 353, 7°piso, está el Museo Policial, con objetos relacionados con la historia de esta institución y su actuación contra el delito.
Retomamos la Avenida Corrientes hasta llegar a Florida, calle peatonal, centro de la elegancia, que ofrece la esplendidez de sus escaparates, sus galerias comerciales, junto a plantas y flores, el colorido de sus quioscos y el espectáculo de la multitud que la transita diariamente.También podemos seguir por Lavalle, peatonal desde Florida hasta Carlos Pellegrini, con la actividad de sus salas cinematográficas, comercios, restaurantes y confiterías.
Volvemos hacia la avenida Corrientes hasta su cruce con la Av. 9 de Julio, donde está la Plaza de la República, cuya forma es de extremos redondeados, con césped y canteros adyacentes.Ocupa algo más de 100m de largo por 70m de ancho.Aquí se levanta el Obelisco -erigido en conmemoración del cuarto centenario de la primitiva fundación de la ciudad-, que tiene 67,50m de altura, fue obra del arquitecto Alberto Prebish y se transformó, con los años, en el simbolo de Buenos Aires.Continuamos hasta llegar al N° 1530, donde se alza el Teatro General San Martín, soberbia estructura de cemento y cristal, obra de los arquitectos Mario Roberto Alvarez y Macedonio O. Ruiz, que fue inaugurado en 1961.Dotado con modernos elementos técnicos, plásticos y arquitectónicos, es sede integral del arte en sus diversas manifestaciones.
Seguidamente, retrocedemos por la avenida Corrientes hasta llegar a la esquina con Uruguay; se toma por ésta hasta Lavalle donde se ve el edificio de Tribunales (MHN), construido entre 1906 y 1910.Por su magnitud e imponencia, ha merecido el nombre de palacio.Su apariencia externa se ciñe a las formas de fillación neo-griega, con cierto aire romano en la quintupie arcada de la entrada principal.Enfrenta, con la calle Talcahuano por medio, a la Plaza Lavalle, donde pinos, palmeras, gomeros, tipas, araucarias, cedros, eucaliptos, jacarandáes y paraisos, junto con dos frondosos ejemplares de aguaribay (uno en la esquina de Libertad y Viamonte) y el ceibo de Jujuy plantado en 1878 (sobre el costado Norte que da a la calle Tucumán).Son numerosos los exponentes de la escultura conmemorativa y simbólica emplazados en diversos lugares: el Monumento al General Juan Lavalle, del artista italiano Pietro Costa, columna de mármol de 26m de altura, en cuya parte superior hay una estatua del prócer; un busto de Rómulo S. Naón (frente a los Tribunales); en la vereda opuesta, una "cabeza" de Carlos López Buchardo; un busto de bronce de José A. Podestá y otro de Florencio Parravicini (ubicados en una calle interna, casi al llegar a la Av. Córdoba); una pequeña estatua del emperador Trajano (sobre Viamonte); una "cabeza" del sacerdote mejicano Miguel Hidalgo y Costilla (frente al Teatro Colón); y otros que recuerdan a Hipólito Yrigoyen y a integrantes del ballet nacional que fallecieron en 1971, en un accidente de aviación.
Comprendida por las calles Libertad, Tocanini, Cerrito y Tucumán, está el Teatro Colón (MHN), imponente edificio -inaugurado en 1908 -cuya construcción se basó en los planos del ingeniero Francisco Tamburini y que fueron continuados por los arquitectos Victor Meano y Julio Dormal.El diseño obedece a las líneas dele stilo Renacimiento Italiano, ornamentado por bellas formas afrancesadas y sobrios basamentos ático-griegos.Su rango internacional procede de la jerarquia de los repertorios y ejecutantes que transitan de continuo por el escenario de su notable sala de conciertos, de excepcional acústica.Su platea tiene 632 butacas, en tanto que otros 2.800 espectadores pueden ubicarse en los palcos y en las localidades de las distintas plantas.Su cúpula fue pintada por Raúl Soldi y de ella pende una gigantesca araña iluminada por 700 lámparas.Aquí funciona el Museo Teatro Colón.
Proseguimos por Libertad hasta la Av. Córdoba donde, en el N° 1155, se levanta el Teatro Nacional Cervantes (MHN), inaugurado en 1921, cuyo estilo arquitectónico y ornamental -Plateresco Español- reproduce las formas del Rectorado de la Universidad de Alcalá de Henares (España).El proyecto fue de los arquitectos Fernando Aranda y Emilio Repetto, y la decoración estuvo a cargo de Francisco Carbollé.Por su escenario desfilaron compañías teatrales conocidas mundialmente.A poca distancia, en Av. Córdoba 1199, funciona el Museo Nacional del Teatro.
A continuación bajamos por la avenida Córdoba hasta Florida donde, en la manzana que comprende dichas arterias y San Martín y Viamonte, se encuentran las Galerías Pacífico (MHN), que datan de 1889, obra de los arquitectos Emilio Agrelo y Raúl Levacher.Destinadas, en principio, para albergar locales comerciales, posteriormente tuvieron otros usos.En 1908 las adquirió el Ferrocarril Buenos Aires al Pacífico, hecho que dio origen a su nombre actual.En 1945 los pasajes fueron techados a la altura del primer piso con bovedas de hormigón; también se construyó una cúpula que fue decorada con murales por los artistas Colmeiro, Urruchúa, Berni, Castagnino y Spilimbergo.El edificio fue reciclado en 1990 y convertido en shopping.
Nuestro paseo termina en la esquina de San Martín y Viamonte, donde se alza la Iglesia y Convento de Santa Catalina de Siena (MHN), construida de acuerdo con planos de Andrés Blanqui e inaugurada el 21 de diciembre de 1745.Su arquitectura ha sufrido varias modificaciones.Durante las Invasiones Inglesas fue hospital de sangre.Conserva valiosas obras de arte religioso.

Visita por la zona antigua: El pasado colonial perdura en Monserrat y San Telmo.

-MONSERRAT: Comencemos el paseo por este antiguo barrio porteño, que se denominara Catedral al Sur, en la intersección de las calles Defensa y Alsina, esquina que brinda testimonio de la historia y de la fe.
Aquí se halla uno de los más notables conjuntos edilicios de la época de la Colonia que posee la ciudad.Son cuatro casas construidas por jesuitas en 1750, que estaban destinadas a alquiler.Todas tienen dos pisos; en la planta baja hay dos patios, a excepción de la ubicada en Defensa 163/177 que tiene tres, que daban, el primero, a las habitaciones principales y el restante, a las de servicio.Para observarlos caminamos por Alsina del 455 al 463, donde está la Casa de María Josefa Excurra (MHN) -aquí vivió la hermana de doña Encarnación Ezcurra, esposa de don Juan Manuel de Rosas-, sigue la Casa Alsina, de 429 al 451, los Altos de Elorriaga (MHN), esquina de Defensa y Alsina, así denominada por el mirador que tiene en su azotea, desde donde se veía el arribo de los barcos, y la Casa Defensa, en Defensa 163 a 177.En la citada esquina de Alsina y Defensa, enfrente de estas casas históricas, en un edificio que data de 1894, se halla el local de la antigua Farmacia De La Estrella, que conserva la ornamentación original y sus figuras alegóricas sobre la farmacopea.En el piso superior está la sede del Museo de la Ciudad, al cual pertenecen -menos la Casa Alsina- las antedichas casas coloniales.Esta institución se encarga de preservar el pasado arquitectónico y todo aquello vinculado con la historia de la ciudad de Buenos Aires.En la esquina opuesta, donde está la Plazoleta San Francisco, se ven las estatuas de Duburdieu: La Navegación, La Industria, La Astronomía y La Geografía.
Antes de penetrar en la Basílica Menor de San Francisco (MHN), ubicada en esta esquina, redordemos que fue construida en el siglo XVIII, por Andrés Blanqui y Vicente Muñoz; a principios de nuestra centuria el arquitecto Sackmann reconstruyó la parte ornamental.
En su interior hay pinturas de Julio Borrel, piezas talladas por aborígenes de las misiones paraguayas y un tapiz gigante, con motivos franciscanos, diseñado por Horacio Butler.En el atrio del templo puede visitarse la Capilla de San Roque (MHN), concluida en la mitad del siglo XVIII.A pocos metros, en Alsina 340 está el Museo San Roque, que exhibe imaginería, mobiliario y arte religioso; también, a corta distancia, en Defensa 372, tenemos otra opción de visita: el Museo Nacional del Grabado, que muestra alrededor de 15.000 obras de artistas como Dalí, Siqueiros, Seguí y Forner, entre muchos otros.
Luego, seguimos el rumbo del itinerario por Alsina, hacia el Oeste.A una cuadra nos encontramos con el predio de la Antigua Manzana de las Luces (MHN), rodeado por esta calle, junto con Perú, Moreno y Bolívar.En ella la Iglesia Parroquial de San Ignacio de Loyola (MHN), Bolívar 225, terminada en 1734, guarda valiosas reliquias y también, se supone, los restos mortales de Juan José Castelli.Al lado se halla el Colegio Nacional de Buenos Aires (MHN), obra de Norberto Maillart, en el lugar histórico donde estuviera el Real Colegio de San Carlos.También, tuvieron su sede en la Manzana de las Luces, en el siglo pasado, el Museo Público, la Universidad de Buenos Aires, la Sala de la Antigua Junta de Representantes (MHN) y otras instituciones.Por aquí hay entradas a los viejos túneles que atraviesan esta zona de la ciudad.Como alternativa, quien desee ver o adquirir artesanías o antigüedades puede concurrir al Mercado de las Luces, situado en Perú y Alsina.Al volver por la calle Moreno, en el número 350 se encuentra el Museo Etongráfico "Juan B. Ambrosetti", de la Facultad de Filosofía y Letras de la UBA, que conserva y expone relevantes colecciones etnográficas, arqueológicas, antropológicas y folclóricas de América y del Mundo.
El presente itinerario culmina en la Iglesia de Santo Domingo -Basílica Menor del Santísimo Rosario- (MHN), que se levanta en avenida Belgrano y Defensa, en cuyo atrio, hay un catafalco con los restos mortales del general Manuel Belgrano (MHN).El templo, terminado en 1779, muestra, en una de sus torres, señales de los impactos recibidos durante las invasiones inglesas.En el interior hay una notable imagen de Santo Domingo penitente, obra de Esteban Sampson y algunos estandartes tomados durante la Reconquista y la Campaña del Norte.Quien desee extender el paseo puede llegar hasta Casa de Liniers (MHN), Venezuela 469, o a la Iglesia de Ntra. Sra. de Monserrat (MHN), en Belgrano 1151, luego de cruzar la Av. 9 de Julio; este templo fue inaugurado en 1865 en el mismo lugar donde se erigió, en 1765, la capilla original.El actual edificio tiene pórtico jónico enmarcado por dos torres y la planta es de tres naves, las laterales de doble piso y la central con crucero y una cúpula recubierta de azulejos franceses.
Este barrio ofrece, como alternativa, otro interesante paseo: es el que va desde la Casa de Gobierno hasta el edificio del Congreso Nacional, recorriendo la Av. de Mayo.Iniciamos el mismo en la citada Casa de Gobierno (MHN), en Rivadavia y Balcarce.Donde se alza este edificio se hallaba -en época de la Colonia- la Real Fortaleza de San Juan, erigida sobre los cimientos del primer fuerte de la ciudad.En 1806 fue asiento de las tropas invasoras inglesas; luego de las criollas, para convertirse -finalmente- en sede del primer gobierno patrio.En 1873 se encontraba parcialmente demolido -sólo quedaba en pie el arco de acceso y un edificio colonial-, y en el ángulo formado por las calles Balcarce e Hipólito Yrigoyen se levantó un edificio destinado a Correos y Telégrafos, terminado en 1878.A partir de la presidencia de sarmiento (1868-1874), fue sede del Poder Ejecutivo y de esa época datan los jardines y el color de sus paredes, que le han valido el nombre de Casa Rosada.Un nuevo edificio, erigido durante la presidencia de Roca, reemplazó al anterior.En 1894, el arquitecto Francisco Tamburini unió los dos edificios -el Correo y la Casa de Gobierno- conformando la estructura edilicia que actualmente se contempla, la cual se destaca por su carácter ecléctico.En su ámbito funciona el Museo de la Casa Rosada, donde se pueden observar -entre otros objetos-, numerosas pertenencias de ex mandatarios argentinos.En la Plazoleta 11 de Junio de 1580, entre Rivadavia y Av. L. N. Alem, está el monumento a Juan de Garay, obra de Gustavo Eberlein.
A continuación cruzamos la Plaza de Mayo (LHN), cuyas anchas veredas de baldosas blancas, canteros y caminos empolvados de ladrillo, altas palmeras y la cotidiana presencia de las palomas, le otorgan un matiz alegre y de amable tranquilidad.Se destacan la Pirámide de Mayo (MHN), con su blanca imagen republicana en la cúspide y el monumento ecuestre al general Manuel Blegrano, obra de Carriere Belleuse y Santa Coloma.Ingresamos, en Bolivar 65, al viejo edificio que fuera Cabildo (MHN) durante la época del Virreinato.Fue construido en 1751 y restaurado en 1933.Es sede el Museo Histórico Nacionald el cabildo de la ciudad de Buenos Aires y de la Revolución de Mayo, que exhibe objetos, cuadros, armas y moblaje relacionados con los próceres de la Revolución.En el patio del Cabildo funciona la "Feria de Diseño y Artesanía Urbana".Soldados del Regimiento 1 de Infanteria "Patricios", hacen guardia de honor vestidos con uniformes de época.
Luego, sobre San Martín y Rivadavia, observamos la fachada neoclásica de la Catedral Metropolitana (MHN), con su característica columnata.En el interior de sus naves hay valiosas imágenes y tallas; en la de la derecha, está el mausoleo (MHN) que guarda los restos del Libertador, general José de san Martín, obra realizada en mármol por Albert Carriere Belleuse, en 1878, y las urnas de los generales Juan Gregorio de Las Heras, Tomás Guido y del Soldado Desconocido de la Independencia.
Al continuar nuestro paseo tomamos por la avenida de Mayo (LHN), que fue inaugurada el 19 de julio de 1894.En ella se afincaron los miembros de la colectividad española que le infundieron sus rasgos más definitorios: peñas artísticas y literarias, confiterías con espectáculos musicales, bares con servicio a la calle, chocolaterías, etc.Primero vemos el Palacio Municipal, de estilo academicista francés, obra del arquitecto Giovanni Cognoni, inaugurado en 1902.Colidante, en el N° 567, está el edificio que perteneció al diario La Prensa, de estilo neoborbónico, actual sede de la Casa de la Cultura de la Secretaria de Gobierno de la ciudad de Buenos Aires.Enfrente, en el N° 560, observamos el Pasaje Roverano, de principios del siglo XX, que tiene bitrales y detalles de gran valor arquitectónico; se comunica con la estación "Perú" del subterráneo.Seguimos hasta el N° 825, allí se levanta el tradicional Café Tortoni, que desde 1893 -fecha de su inauguración- mantiene intacto el ambiente que lo caracteriza.Es lugar de reunion de afamados artistas y escritores, estos últimos suelen hacer aquí la presentación de sus obras; también brinda espectáculos de jazz y tango.Si se dobla hacia Rivadavia, a poca distancia (Suipacha y Bmé. MItre), vemos la Iglesia de San Miguel (MHN), que data de 1788 y cuya fachada fue redecorada -en 1930- por el arquitecto Ferrari.Actualmente cerrada por el deterioro que presenta el edificio.
Edificios de estilo francés o diseño italianizante, son la pecurialidad del tramo siguiente de la avenida de Mayo que luego cruza la Av. 9 de Julio; en las plazoletas adyacentes se ven dos esculturas denominadas La Sabiduria y La Virtud, luego está la Fuente Monumental Decorativa y, en frente, el monumento a Miguel de Cervantes Saavedra.A continuación nos detenemos en el N° 1222, donde está el Teatro Avenida que desde su inauguración -en 1908- fue el lugar tradicional donde se realizaban espectáculos de zarzuela; destruido en 1979 por un incendio, se los reconstruyó y reinaguró en 1994.Al llegar al N° 1333 se observa el edificio del ex diario Crítica, erigido en 1926 por el arquitecto András Kanlay; por los adelantos técnicos que poseía fue -en su época- uno de los más avanzados de la ciudad.Luego, en el N° 1370, se alza el Palacio Baloro (MHN), notable obra del arquitecto Mario Palanti, inaugurado en 1922, en el cual predominan los ideales de eclecticismo.Durante más de una década fue el edificio de mayor altura de Buenos Aires (103m).
Finalmente accedemos a la Plaza del Congreso (LHN), donde está el monumento-fuente A los Dos Congresos, en homenaje a la Asamblea de 1813 y al Congreso de Tucumán de 1816; inaugurado en 1914, es obra de Jules Lagae y el arquitecto D´Huique.Entre las diversas figuras de bronce se destaca una que representa a la República.La fuente consiste en un vasto estanque decorado con animales de nuestra fauna; desde algunas piezas de bronce surgen chorros de agua que -iluminados- configuran un agradable espectáculo.En esta plaza también de destacan las obras El Pensador, del escultor francés Auguste Rodin, y El Perdón, obra en mármol debida a Juan Eugenio Boverie.Como un apéndice de la Plaza del Congreso, se encuentra la Plaza Lorea (LHN).En ella están emplazados los monumentos a Mariano Moreno, del escultor catalán Miguel Blay y Fábregas, y la figura de José Manuel Estrada, esculpida por Héctor Rocha.El edificio del Congreso Nacional (MHN), se empezó a construir en 1898, sobre planos del ingeniero italiano Victor Meano.La grandilocuencia de su concepción arquitectónica -en un estilo general de reminiscencias grecorromanas-, le concede carácter de monumento más que de edificio público.A ello contribuyen la calidad delmaterial utilizado y la presencia de maderas, mosaicos, pizarras y otros factores decorativos.En el 2° piso funciona el Museo Histórico de la Honorable Cámara de Diputados de la Nación, donde se exhiben, entre otros objetos, cuadros y pertenencias de quienes en diferentes épocas, ocuparon una banca en dicha Cámara y tuvieron destacada actuación en la política nacional.Nuestro paseo finaliza en la Confitería del Molino (MHN), adyacente al edificio del Congreso, Av. Rivadavia 1801, que fue construida entre 1914 y 1917 -em estilo art nouveau-, por el arquitecto italiano Francesco Teresio Gianotti.Durante décadas en sus salones se reunieron las figuras más representativas de la política, el arte y la sociedad argentina.Actualmente se encuentra cerrada.

-SAN TELMO:
Resabios de un pasado perdurable; tiempo pleno de encanto que reviven los talleres artesanales y el perfume del malvón; miradores y portales que recibieron la brisa del río cercano en la hora inicial de la Patria.Antigua vecindad de mulatos y morenos, hoy aún perduran casonas de adobe y ladrillos viejos, la estrechez de las veredas, algunas esquinas sin ochava, los patios coloniales que atraen los pasos de turistas y noctámbulos, y un ambiente tanguero muy especial, que encuentra en este barrio locales de categoria donde es posible bailar el tango, o presenciar espectáculos con el vinculados, que brindan renombrados músicos, cantores y bailarines.
El paseo comienza en Balcarce y avenida Independencia, junto al "Viejo Almacén" de las veladas tangueras.Al desembocar en la avenida Paseo Colón -en la Plazoleta Coronel Manuel de Olazábal- puede verse el monumental Canto al Trabajo, obra del gran escultor argentino Rogelio Yrurtia; es un grupo escultórico que representa 14 figuras humanas de bronce que arrastran una gran piedra, con lo cual simbolizan el esfuerzo del trabajo.Atrás de este monumento, en av. Paseo Colón 850, está la Facultad de Ingenieria, edificio de estilo neoclásico -réplica de la Facultad de Derecho-, exponente de la concepción arquitectónica del Estado entre 1946 y 1955; fue sede de la Ex-Fundación María Eva Duarte de Perón.En Balcarce y Estados Unidos encontramos el "Bar Sur" o "Unión Bar", que fue pionero en el espectáculo nocturno de la ciudad; aquí se realizan manifestaciones culturales relacionadas con la literatura y la plástica.
Proseguimos luego, hasta Carlos Calvo 257, donde se levanta la iglesia Dinamarquesa, de estilo neogótico realizada por los arquitectos Rönnow y Bisgaard.Inaugurada en 1931, el escalonado presente en la fachada alude a la escalera del sueño de Jacob, y en la sobria sala del Templo hay una maqueta del buque escuela de la Armada Dinamarquesa "Copenhague", cuyo último puerto al que arribó fue el de Buenos Aires, antes de su naufragio en la segunda década del siglo XX.A continuación doblamos por Balcarce y, en el N°1016, está la Casa de Juan Carlos Castagnino, donde vivió el ilustre pintor argentino; tanto este edificio como el vecino de la esquina datan del siglo XVIII.Seguimos unos pocos metros hasta Balcarce 1053, donde una galeria de arte y atelier de pintores y escultores ocupa lo que fue el Viejo hotel, construido en 1890 como hotel de barrio, en estilo Art-Decó.
Retomamos por Carlos Calvo hasta el N° 319 donde hay un edificio cuya habitación del frente es de fines del siglo XVIII y las que le siguen del siglo XIX; en este lugar, según la leyenda, el mazorquero Ciriaco Cuitiño -en época de Rosas- hirió de muerte por celos a Margarita Oliden, que también era cortejada por un payador.Ahora está ocupado por el restaurante "Antigua Tasca de Cuchilleros".En Carlos Calvo y Defensa encontramos la Casa de Esteban de Luca (MHN), del siglo XVIII, donde vivió el militar, poeta y patriota cuyo nombre lleva; actualmente es, también, un restaurante.Continuamos hasta la calle Bolivar donde vemos el Mercado de San Telmo, inaugurado en 1897, obra del arquitecto Juan Antonio Buschiazzo.Su fachada es de estilo italianizante y el interior es una estructura de hierro con techo de chapas y vidrio es el último en su tipo que funciona en la ciudad.
Volvemos hasta la calle Defensa, la cual seguimos hasta el N° 1066 donde se halla la Galeria del Solar de French, que se alza sobre el predio que ocupaba la casa donde vivió el patriota Domingo French.El cuerpo del frente data de los años 1900-1910 y los que siguen -construidos en estilo neoclásico- son de 1930.Hoy en día alberga locales comerciales.Próxima -Defensa, Bethlem, A. Aieta y Humberto I°- se encuentra la Plaza Coronel Manuel Dorrego (LHN), donde todos los domingos funciona la "Feria de Antigüedades San Pedro González Telmo", donde se exponen y venden una inimaginable variedad de objetos.Los bares de los alrededores sacan mesas a la calle, agregándose la presencia de músicos, cantantes y bailarines de tango, otorgando al ambiente un color y pintoresquismo notables.
En Defensa doblamos, a la izquierda, por Humberto I° hasta el N° 378 donde en un edificio de 1760 (MHN), erigido por los jesuitas, funciona el Museo Penitenciario Argentino "Antonio Ballvé".Integra esta construcción la Capilla de Ntra. Sra. del Carmen, del año 1734.En Humberto I° 340 está la Iglesia Ntra. Sra. de Belén - Parroquia de San Pedro Temo (MHN), que empezó a construirse en 1734, con proyecto del arquitecto jesuita Andrés Blanqui.La fachada es de estilo ecléctico con elementos arquitectónicos neocoloniales.La cúpula es de planta octogonal con revestimiento de mayólica.Enfrente, Humberto I° 343, está el solar -donde hoy funciona la Escuela "Dr. Guillermo Rawson"- que ocupara la primera Escuela de Medicina en Buenos Aires, en 1858.A principios del siglo XIX, se asentaron en este lugar los padres Bethlemitas; de esa época son las históricas magnolias que los mismos plantaron a la entrada.
Retrocedemos hasta volver a Defensa y, después, seguir por la Av. San Juan hasta el N° 350, donde en un edificio de estilo utilitario del año 1918 -que funcionó como depósito de una firma tabacalera-, está la sede del Museo de Arte Moderno, que exhibe su rico patrimonio plástico argentino contemporáneo.Nuevamente en la calle Defensa, en el N° 1344, podemos observar una casona construida entre 1860 y 1870, refaccionada por Osvaldo Giesso, cuya fachada es una réplica de una casa del siglo XVIII.Fue el lugar donde desarrolló su labor -a partir de 1980- la Ex-Fundación San Telmo, importante centro cultural.Actualmente es una galería de arte y, también, Escuela de Teatro.
El recorrido sigue por Defensa hasta su intersección con la calle Brasil; en el N° 315 de esta última se levanta la Iglesia Ortodoxa Rusa de la Santísima Trinidad, inaugurada en 1904, cuyo proyecto original fue realizado por el arquitecto Mihail Preobrazensky.Es de estilo moscovita del siglo XVII, con cinco cúpulas acebolladas de color turquesa (una mayor y cuatro menores).Alberga piezas de gran valor donadas por el Zar Nicolás II.
El paseo culmina al ingresar al Parque Lezama (Defensa y Brasil), donde vemos el monumento A Don Pedro de Mendoza, obra de Carlos Oliva Navarro.Entrando a dicho Parque, por Defensa 1600, se visita el Museo Histórico Nacional -que funciona en la que fuera casa de don Gregorio Lezama (MHN)-, la mayor muestra de la historia patria: objetos, mobiliario de próceres, armas, trajes, retratos, simbolos nacionales, escenas pictóricas de las grandes batallas y de los hechos decisivos del pasado argentino.

LA BOCA: Un barrio pintoresco.

Barrio de gente laboriosa, con vocación marinera, de calles irregulares y altas veredas, que resguardan las viviendas de eventuales inundaciones.Algunas de sus casas de madera y cinz están pintadas de verde, naranja o azul.Pasear junto al Riachuelo, al atardecer o por la noche, por los puentes o cerca de los barcos amarrados, tiene especial encanto.
Se puede llegar a La Boca por la avenida Almirante Brown, la principal arteria comercial, y en el N° 1.000, en su intersección con Pinzón, iniciamos el itinerario.Avanzamos una cuadra hasta Necochea, antigua calle boquense que todavía conserva, en el N° 1078, la casa donde nación Juan de Dios Filiberto; en la esquina S.E. de la intersección con la calle Pinzón, está la otrora mansión de don Bartolomé Saccone, recordado presidente de la Sociedad Mutual, Coral y Musical "José Verdi".Ek tradicional cruce de Necochea y Suárez, llegó a reunir lo más representativo de la música popular porteña.En los locales de las adyacencias actuaron las orquestas típicas más renombradas en la época en que el tango se erigió en baile de moda.Actualmente, en el sector delimitado por Brandsen y Suárez, se agrupan las cantinas -restaurantes especializados en pastas y frutos de mar-, que atraen a quienes quieren disfrutar de las diversiones nocturnas de Buenos Aires.
Seguimos por Necochea hasta su cruce con Olvarria, se toma a la derecha por esta última y, a dos cuadras, en el N° 486, se halla la Parroquia de San Juan Evangelista, inaugurada en 1886, en el mismo lugar donde -en 1855- se levantaba la primitiva capilla.Su arquitectura en general responde al estilo románico, en cambio la fachada principal es de corte griego, con atrio de columnas jónicas sobre las que descansa el plano recto del frontispicio.Es una de las más bellas expresiones del pasado boquense y centro de atracción espiritual de la zona.
Retrocedemos por Olvarria hasta la Av. Almirante Brown, doblamos a la derecha y, a las dos cuadras, en la Av. don Pedro de Mendoza, nos encontramos con el puente Nicolás de Avellaneda, gigantesco arco de cemento de una extensión próxima a los 1.500m.Recorrido permanentemente por un intenso tránsito automotor y de peatones, arranca a la altura de la calle Pinzón y encauza el movimiento de vehículos que llega por la avenida Almirante Brown, cruza el Riachuelo, y se dirige a la provincia de Buenos Aires.Además de escaleras mecánicas, cuenta con pasarekas peatonales.Colindante está el antiguo Puente Transbordador, que no está operativo.
Seguimos por la avenida don Pedro de Mendoza y, en el N° 1835, en un terreno donado por Benito Quinquela Martín, se alza el Museo de Bellas Artes de la Boca "Quinquela Martín".Fue inaugurado en 1936, convirtiéndose en importante centro de irradiación cultural y estética.Exhibe más de 1.000 obras -incluyendo la mayor colección del artistas cuyo nombre lleva este museo-, destacándose, entre otros, las realizadas por Fernando Fader, Cesáreo Bernaldo de Quirós, Antonio Alice, Lino E. Spilimbergo, etc.También hay una interesante colección de mascarones de proa de antiguos navios.Aquí funciona una escuela primaria.Junto al Museo está el Teatro de la Ribera, que dispone de 900 butacas.
Al continuar, ya estamos en plena Vuelta de Rocha, que es como una pequeña ensenada que describe el curso del Riachuelo, con vértice a la altura de la avenida don Pedro de Mendoza y Dr. E. del Valle Iberlucea.Las tierras circundantes pertenecieron a un estanciero llamado Antonio Rocha, que transmitió su nombre al lugar que reemplazó a otras denominaciones.En la orilla opuesta al almirante Brown, asentó su cuartel de operaciones llamado La Maestranza, donde se cumplían tareas de reacondicionamiento de las naves.La pequeña plazoleta (LHN) que se encuentran junto a la orilla, ostenta un mástil decorado con motivos marineros, levantado en honor del héroe naval.Este recodo del Riachuelo concitó, desde su barriada.Es de gran arraigo popular e intensa gravitación cultural, dado que fue y continúa siéndolo, lugar de inspirración de poetas, músicos y pintores.Muy cerca, en Dr. E. del valle Iberlucea 1261, en una vieja casona construida a principios del siglo XX, funciona el Museo Histórico de Cera de la Boca.Reproduce en imágenes de cera personajes relacionados con la historia de Buenos Aires desde la época de su fundación.Así se ven figuras de los conquistadores españoles (Solís, Mendoza, Garay, etc.), de caciques aborígenes, de hombres de la política, escenas de la vida, usos y costumbres de los porteños en el siglo XIX, etc.
A pocos metros nos encontramos con la calle Museo Caminito, trayecto de apenas una cuadra de extensión, por el que antaño corría un ramal de ferrocarril.No posee veredas ni portales pero, en cambio, hay numerosas ventanas y balcones de casas multicolores alineadas a lo largo de su recorrido.El tesón de Benito Quinquela Martín y sus amigos, la convirtió en un museo al aire libre de pintores y escultores argentinos.Las esculturas que aquí se exhiben son las siguientes: La Boca al general San Martín, de R. Capurro; Joven Boquense, de O. Stagnaro; La Madre, de J. Leone; La Raza, de J. De Luca; Levantando Anclas, de J. Vergottini; Erosión de las Aguas, de E. Azior; Bombero Voluntario, de E. Scaglia; Juan de Dios Filiberto, de L. Perlotti; El Sembrador Espiritual, de A. Sassone; y Gabino Coria Peñaloza, de Díaz.Se enumeran, también, los bajorrelieves, cerámicas y murales que pueden admirarse: Esperando la Barca, de R. Capurro; Homenaje a los Artistas Boquenses, de N. Petrone; Regreso de la Pesca, cuadro de Quinquela Martín realizado en cerámica por R. Sanchéz; Clavel del Aire, de L. Perlotti; Rincón Boquense, de Ricardo Sanchéz; Las Tejedoras, de L. Perlotti; La Familia, de N. Fernández Mar; Día de Trabajo, cuadro de Quinquela Martín plasmado en un mural por R. Sánchez; Herrero Boquense, de M. Krausse; Guardia Vieja, de I. Hoffman; La Sirga, de J. Vergottini; Tríptico: El Maestro, El Coro, El Trabajo, de B. Carantanio; y La Canción, de J. Vergottini.
También, quien lo desee y como fin del paseo, puede seguir por E. del Valle Iberlucea hasta Brandsen, donde en el N° 805, se encuentra el Club Atlético Boca Juniors, fundado en 1905, una de las instituciones de fútbol más populares del país.Está identificada a tal punto con el barrio, que integra una unidad de difícil separación.Su estadio de fútbol tiene capacidad para 50.000 espectadores; en su centro social y deportivo se practican otros deportes.

Paseos junto al río

-COSTANERA NORTE:
La avenida costanera Rafael Obligado, que se extiende en la costa Norte de Buenos Aires, desde la Ciudad Universitaria hasta la zona portuaria, constituye uno de los paseos preferidos para gozar el aire ribereño, pescar junto al murallón y, muy especialmente, para gustar el menú criollo que se sirve en sus pintorescos restaurantes.
Se parte de la Ciudad Universitaria -Intendente Güiraldes y Av. Cantilo-, complejo docente y administrativo de la Universidad de Buenos Aires.Este paseo nos permite observar Parque Norte y seguidamente los citados restaurantes que se extienden hasta la intersección con la av. Int. Cantilo.En Parque Norte se levanta Tierra Santa, considerado el primer parque temático de la Religiosidad en el mundo.Aquí, en un predio de 7,5há, se reconstruyó la vida de Cristo desde su nacimiento hasta su resurrección; también se recrea la cultura y costumbres de época de una región del planeta donde convivieron judíos, cristianos, romanos y árabes, tratando de respetar el relato histórico.Se reviven aspectos de la vida diaria 2000 años atrás, como el comercio, venta de artesanías, comidas típicasm etc.Hay un pesebre gigante con 250 figuras de tamaño real; los efectos de luces y sonidos son espectaculares.Al seguir el paseo, se contempla el bello Parque de las Américas, inaugurado en febrero de 2002, donde antes había un balneario privado; abarca 7há y dispone de una senda peatonal que bordea la costa del río, taludes de pasto, baños con duchas, instalaciones sanitarias, torres para iluminación nocturna y playa de estacionamiento.Constituye un magnífico espacio verde, ideal para recreación.
En este sector comienza la pista del Aeroparque de la Ciudad de Buenos Aires "Jorge Newbery", considerado Km 0 para los rumbos y distancias aeronáuticas argentinas.Funcionan, una confitería, bares americanos y cómodos salones para el descanso.Al dejar atrás el Aeroparque, continuamos por la avenida Costanera Rafael Obligado y a poco de andar advertimos una figura escultórica de espectacular diseño, que rememora la hazaña de la travesía aérea del Atlántico Sur -que culminó el 12 de mayo de 1930-; el escultor, Alberto Lagos, la denominó A Jean Mermoz y sus Compañeros.
A escasa distancia del 4500 de la avenida Costanera, frente al Club de pescadores de Buenos Aires, reconocible por su edificio tipo chalé, instalado en el espigón que se interna 600m en el río de La Plata, vemos los monumentos Juana de Arco en la Hoguera, de Máximo Real del Sarte -que recuerda el trágico destino de la doncella de Orleans, y A Los Caídos en Castilla, de Mario Baiardi; este último evoca el siniestro, ocurrido el 27 de setiembre de 1949, de un avión en misión oficial.
Luego, en Av. Costanera Rafael Obligado y Av. Sarmiento, se observa Punta Carrasco, importante complejo polideportivo.Seguidamente, al llegar a la intersección con la Av. Salguero, hay un destacado centro de expocisiones y actividades culturales.El paseo sigue bordeado por una añosa arboleda, para finalizar en las proximidades de la zona portuaria.

-COSTANERA SUR Y PUERTO MADERO:

Recorremos la Av. Costanera Int. Noel, desde la Darsena Norte (LHN) hasta su extremo Sur, comenzando a la altura de la continuación de la Av. Córdoba, llamada Cecilia Grierson; a escasos 100m están las entradas al Yacht Club Argentino y a la Asociación Argentina de Pesca.
A la izquierda, en la rotonda, se encuentra el busto Al Infante Don Henrique El Navegante, homenaje de la colectividad portuguesa a la ciudad y al país.Proseguimos el recorrido y a la altura de la calle Tte. Gral. Juan D. Perón, hay un mástil que recuerda la visita del Principe de Saboya, en el mes de agosto de 1924.También tenemos la oportunidad de visitar, bulevar por medio, el Museo de Telecomunicaciones (ex Cervecería Munich), cuyo edificio responde a las líneas del estilo Art Decó, y que tiene por objetivo fomentar y exhibir el conocimiento y empleo de los medios de comunicación.
Al llegar a la intersección de la calle Azucena Villaflor, continuación de la avenida Belgrano, a pocos metros de la Plazoleta Héctor Germán Oesterheld, advertimos una atractiva glorieta y un pequeño monumento realizado por G. Palacios, que recuerda al navegante Vito Dumas, quién desde las cercanas aguas inició -el 24 de junio de 1943- su viaje alrededor del mundo; unos metros hacia atrás, hay una estatua de bronce, obra de Eduardo Tabacchi, en memoria de Luis Viale, por su ejemplar sacrificio en el naufragio del vapor América, ocurrido en el río de La Plata, el 24 de diciembre de 1871.Enfrente se levanta el notable monumento Guardacostas, obra de A. Mirwald, que representa el guardacostas Río Iguazú, que participó en 1982 en el conflicto de Atlántico Sur y que tiene como fondo una gran figura de la República.Seguidamente, en la Plazoleta Haroldo Conti, está el monumento La Ola, realizado por Nicolás Bardas, de gran expresividad plástica.
Continuamos el paseo que nos permite disfrutar de la frondosa arboleda y llegamos a la entrada al Parque Natural y Zona de Reserva Ecológica Costanera Sur; éste es un espacio abierto de conservación, ubicado en terrenos ganados al río de La Plata, frente a la Costanera Sur.Tiene alrededor de 350há que albergan una singular variedad de la flora y la fauna, traida por las inundaciones del río Paraná.Cientificamente, se han realizado estudios del comportamiento animal, de sus migraciones y de la evolución de la flora.Se trata de un lugar de atracción poblado de pastizales, bosque de aliso, gran variedad de pájaros, diversidad de peces, anfibios, invertebrados y mamíferos.
A 40m de la citada entrada al Parque, nos detenemos para admirar el notable grupo escultórico Las Nereidas, declarado bien de interés histórico artístico nacional, realizado por Lola Mora en mármol de Carrara, que representa el mítico nacimiento de Venus surgiendo de una valva marina.Sobre lo que antaño fue el espigón, ahora convertido en paseo, vemos un monumento evocativo -en la imagen de bronce de Icaro- del vuelo transatlántico realizado por Ramón Franco Bahamonde, en 1926, a bordo del Plus Utra; la obra es de José Lorda.Cruzamos la avenida Costanera Sur y a pocos metros, en la esquina con E. Rawson de Dellepiane, visitamos el Museo de Calcos y Escultura Comparada de la Escuela Superior de Bellas Artes "Ernesto de la Cárcova", cuyo patrimonio artístico está conformado por calcos y escultura comparada griega, hindú, romana, gótica, renacentista y de otras culturas.
Luego de pasar por el Observatorio Naval, nuestro paseo prosigue hasta el magnífico monumento a España, obra de Arturo Dresco, sintesis escultórica en bronce y granito, de los principales protagonistas del Descubrimiento y la Conquista de América, emplazado en medio de la avenida.
A continuación retomamos por Av. España hasta E. Rawson de Dellepiane, para seguir por Av. Alicia Moreau de Justo -a la izquierda se ve una de las Terminales Fluviales- e ingresamos en el sector de Puerto Madero, donde en los últimos años se realizó un notable reciclado de los docks y otras antiguas instalaciones portuarias, que lo han convertido en un centro de excelencia gastronómica, con restaurantes de gran categoria, y también de oficinas, que se alternan armónicamente con cines, comercios, viviendas de uso particular y el campus de la Universidad Católica Argentina.Las márgenes Este y Oeste de los antiguos diques están unidas por cuatro puentes, ellos están ubicados sobre Elvira Rawson de Dellepiane, Rosario Vera Peñaloza, Azucena Villaflor y Macacha Güemes, continuaciones, respectivamente, de la Av. Brasil, Estados Unidos, Av. Belgrano y Pte. Perón.Están construidos en acero y hormigón armado, disponen de cilindros hidráulicos -ubicados bajo el pavimento los cuales son sumergibles, tienen defensas flotantes para impedir contactos imprevistos de embarcaciones con sus bordes, barreras para el tránsito, señales luminosas y auditivas para el tránsito de vehículos y peatones.Pero, de todas estas obras, la que más se destaca es el construido por el famoso arquitecto valenciano Santiago Calatrava, quien se inspiró en los pasos de baile del tango para diseñar su sistema levadizo; dispone, también, un control computarizado para dar paso a las embarcaciones.El puente está situada en el bulevar a la altura de la Av. Córdoba, cuya continuación es la Av. Cecilia Grierson.Por sus características edilicias singulares y las atracciones que ofrece, Puerto Madero merece una visita.
Continuamos por la citada avenida hasta Macacha Güemes, donde divisamos la arboladura del Buque Museo Fragata A.R.A. "Presidente Sarmiento" (MHN) -amarrada en el Dique 3-, testimonio de brillantes jornadas en la formación naval de la juventud argentina.Ya a bordo, en la Galería de Comandante y en la Camareta de Cadetes, vemos trofeos y donaciones de sus viajes de instrucción; también son de interés la Cámara Baja, la sala de máquinas, la entrada al sollado N° 3 y el Castillo, con sus cañones, anclas y aparejos de maniobras.
Proseguimos el paseo y, en la intersección de la Av. Alicia Moreau de Justo y Cecilia Grierson, se encuentra la Estación Fluvial, punto de partida y arribo de embarcaciones con destino a la República Oriental del Uruguay.Más adelante la citada avenida cambia su nombre por el de Av. Antártida Argentina y al 3355, a la derecha, se encuentra el ex Hotel de Inmigrantes (MHN), edificio inaugurado en 1911 que albergó las corrientes inmigratorias que, procedentes de distintas regiones del mundo, arribaron a nuestro país.Es un edificio de cuatro plantas de estructura de hormigón armado; en la planta baja se encontraba el gran comedor con mesas de mármol de Carrara, y en los otros pisos estaban los sanitarios y dormitorios que alojaban temporariamente a los extranjeros recién llegados.Durante el 2000, se realizaron en el mismo importantes refacciones y restauraciones,Cerca, en Dársena Norte, está el Buque Museo Corbeta A.R.A. "Uruguay" (MHN) que fue botada en 1874 y sirvió como buque escuela, misión que cumnplió hasta 1880.En 1903 rescató en la Antártida a la expedición de Otto Nordenskjöld, cuyo navio "Antartic" había naufragado.Efectuada esta visita, damos fin al paseo.

Visita a la Recoleta.

El paseo comienza en el Museo Nacional de Bellas Artes, AV. del Libertador 1473, que funciona en el antiguo edificio de Obras Sanitarias, remodelado -en 1931- por el arquitecto Alejandro Bustillo.Exhibe colecciones de pinturas de diversas escuelas y de artistas argentinos y extranjeros, así como tapices, grabados, estampas, dibujos, acuarelas, etc.El número de obras con que cuenta se acerca a las 10.000.Son realmente importantes: Jesús en el Huerto de los Olivos, de el Greco; Retrato, de Nicolás Largilliere; La Princesa Charlotte de Hess-Rheinfeld, de Nattier; El Sacrificio de Melquisedec, de Tiépolo, cinco pinturas del genio de Goya y La Ninfa Sorprendida, de Eduardo Manet.Enfrente del Museo está la Plaza Francia, donde se alza el monumento Francia a la Argentina, realizado en granito rojo y mármol por Emilio Peynot.
A continuación cruzamos la avenida Pueyrredón donde está la entrada a "Buenos Aires Design", centro comercial especializado en diseño y decoración, bellamente estructurado en sus 100m de extensión.En la terraza hay numerosos restaurantes y establecimientos de comidas rápidas.Luego accedemos al Centro Cultural Recoleta, Junín 1940.Tiene su sede en lo que fue el Antiguo Convento de los Recoletos (MHN), de estilo colonial, terminado en 1732, y cuya construcción fue dirigida por los arquitectos Andrés Blanqui y Juan Primoli.Con el traslado, en 1822, de los frailes recoletos, se dio a este edificio -a través del tiempo- diversos usos.Finalmente, en 1979, fue reciclado siguiendo el proyecto de los arquitectos Bedel, Benedict y Testa, a fin de ser convertido en Centro Cultural.Dispone de salas para exposiciones artísticas.Auditorium, Departamento de Música, Sonido e Imagen y Biblioteca.También alberga al Museo Participativo de Ciencias.
Adyacente al Centro Cultural, Junín 1892, se alza la Basílica de Nuestra Señora del Pilar (MHN).Su construcción, llevada a cabo por los arquitectos Andrés Blanqui y Juan Primoli, fue terminada el 12 de octubre de 1732.El estilo es propio de las construcciones jesuíticas, con una sola torre a su izquierda y una singular espadaña de doble arco a la derecha.El frente, de sencilla textura, ha sido restaurado con acierto.El interior guarda piezas de estimable valor, entre ellas el frontal de plata del altar mayor; la imagen de madera de San Pedro Alcántara -del siglo XVII-; y el altar mayor -barroco-, en cuyo nicho hay una imagen de la Virgen patrona.A pocos metros de la Basílica se encuentra el acceso principal del Cementerio de la Recoleta.Inauggurado por Bernardino Rivadavia en 1822, sus monumentos y obras de arte conforman un alarde arquitectónico que atrae la atención del turista.El pórtico fue concebido -en 1882- por Juan A. Buschiazzo, y la prolija definición interior, que conforma un diagramado de cuatro diagonales, se realizó durante la intendencia de Torcuato de Alvear.Aquí tienen su última morada, muchos de los hombres que más trascendieron con sus hechos y obras en la historia de nuestro país: Lavalle, Dorrego, Facundo Quiroga, José Hernández, Carlos María de Alvear, Olegario V. Andrade, Juan José Paso, HIlarión de la Quintana y Nicolás Avellaneda, entre otros.Junto a los notables monumentos, la hiedra, los místicos cipreses, los altos murallones, contribuyen al sosegado tributo y a la recordación respetuosa.Las piezas artísticas responden a la maestría de renombrados artistas, entre ellos, José Fioravanti, Alfredo Bigatti, Pedro Zonza Briano, Agustín Riganelli y Gonzalo Leguizamón Pondal.
El citado acceso principal del Cementerio está bordeado por la Plaza Recoleta, donde hay un ejemplar de gomero, plantado en 1823 por los padres recoletos, cuya amplísima copa -demás de 50m de diámetro- embellece el lugar para solaz del visitante.Es uno de los árboles históricos que pueblan la ciudad.Enfrente de la Plaza, en el tramo que abarca Presidente M. Ortiz, entre Vicente López y Av. Presidente Quintana, se agrupan restaurantes y confiterias de primer nivel -con mesas a la calle-, muy concurridos tanto en horas diurnas como nocturnas, por un público que disfruta de la vista de los jardines de la Plaza, la sombra de los árboles -en época estival-, y el muy buen gusto que se expone en la decoración de cada local, conjunción de circunstancias que propician un agradable momento de sosiego y distracción mientras se almuerza o cena, se toma una copa o un café.
Caminamos un corto trecho e ingresamos en la Plaza Intendente Alvear; tomamos por una calle interior, que conduce al monumento a Marcelo T. de Alvear, columna y busto obra de Juan Laner.A continuación está la Feria de los Artesanos, donde los mismos, en pequeños puestos, exhiben y venden objetos, que se destacan por su buena confección, realizados en plata, cuero, madera, cerámica, telares, etc.Cruzamos, luego, la avenida Alvear hasta Posadas, donde en el N° 1725 se encuentran las Salas Nacionales de Cultura - Palais de Glace.Es un edificio construido a fines del siglo XIX, donde funcionaba una pista de patinaje sobre hielo.Posteriormente fue salón de baile de tango, al cual contribuyó a difundir entre la clase alta porteña, en las primeras décadas del siglo XX.Después sirvió para otros usos hasta que, en 1979, fue remodelado para llevar a cabo exposiciones.Colindante con el Palais de Glace, en la esquina de las avenidas Alvear y del Libertador, vemos el monumento al General Carlos María de Alvear, notable obra del escultor francés Antonio Bourdelle, inaugurada en 1925.Está realizada sobre un basamento de granito gris y rojo que culmina en la magnífica estatua ecuestre -de bronce- del prócer.Aquí finaliza el recorrido.

PALERMO: Paseos entre Parques, PLazas y Jardines.

Para facilitar el recorrido por los lugares de mayor interés de este barrio, se dan a continuación, una secuencia de tres paseos, que pueden recorrerse en forma separada, o bien enpalmarse entre sí, según las preferencias y deseos de turista.

-Avenida del Libertador

Por razones de un mejor ordenamiento de trayecto del trayecto a recorrer, el primer paseo comienza en la Biblioteca Nacional, pese a corresponder ésta al barrio de Recoleta.Ubicada en Agüero 2502, ocupa un monumental edificio inaugurado en 1992, obra de los arquitectos Clorindo Testa, Francisco Bullrich y Alicia Cazzaniga.Tiene capacidad para albergar 5.000.000 de ejemplares, en condiciones de temperatura y humedad apropiados para mantenerlos en buen estado.Destácase el sector de Reservados, valiosa colección de de incunables, Biblias, primeras ediciones de autores argentinos y mapas.En la contigua Plaza Mitre, se alza el monumento al prócer, debido a la inspiración de David Calandra y E. Rubino.Cruzamos Av. del Libertador hasta la calle Austria e ingresamos en la Plaza República Oriental del Uruguay, donde está el monumento a José Gervasio Artigas, obra en bronce, mármol y piedra, realizado por el artista José Zorrilla de San Martín.
Seguimos luego por Av. del Libertador, y en el N° 1850 está el edificio de la Sede Central del AUTOMOVIL CLUB ARGENTINO, de estilo racionalista-monumentalista, inaugurado el 27 de diciembre de 1942, llevad a cabo con planos de los arquitectos Sanchéz, Lagos y De la Torre.En sus diez pisos se atiende a los socios en todos los servicios que presta la Entidad.Asimismo alberga, en la Planta Baja y en el 1er. Piso Hemiciiclo, el Museo del Automovil Club Argentino, donde se exhiben autmoviles antiguos, indicándose su procedencia, año de fabricación y una descripción de sus características.estos vehículos forman parte del patrimonio histórico de la Entidad y su expocisión también tiene como fin, rendir homenaje a quienes fueron verdaderos pioneros y propulsores del automovilismo en sus facetas deportivas y turísticas.
Trasponemos la calle Pereyda Lucena para internarnos en el Museo Nacional de Arte Decorativo, en la Av. del Libertador 1902, cuyas lineas arquitectónicas responden al estilo neoclásico francés y fueron obra del arquitecto René Sargent.En sus ambientes interiores hay, en expocisión, mobiliario del reinado francés del siglo XVIII y obras de arte renacentista.En la planta superior se halla el Museo Nacional de Arte Oriental, con colecciones de arte chino, indio tibetano y japonés.
Al salir del museo, cruzamos la avenida del Libertador y llegamos a la Plaza República de Chile, con la embajada de este país -de avanzado estilo arquitectónico-, la estatua ecuestre del general Bernardo de O´Higgins, obra de Guillermo Maza Córdoba, y El Arquero, de Alberto Lagos; hay, también, tres bustos que recuerdan a Gabriela Mistral, Pablo Neruda y José V. Lastarría, respectivamente.Enfrente, sobre la avenida Mariscal Ramón O. Castilla, en la Plaza Grand Bourg, visitamos el Instituto Nacional Sanmartiniano, que es una reproducción mayor de la finca que habitara el general José de San Martín en Grand Bourg (Francia).Destácase, también, el conjunto de monumentos de sus colaboradores en la gesta emancipadora y la Virgen Nuestra Señora del Carmen de Cuyo.
A continuación, nos detenemos para ofrecer un cálido momento de recordación al Libertador junto al monumento de Angel Ibarra Garcia, quien lo representa, ya anciano, con sus nietas.Luego llegamos hasta el Museo de Motivos Argentinos "José Hernandez", Av. del Libertador 2373, que muestra colecciones de la cultura folclórica argentina y platería rioplatense de los siglos XVIII y XIX.
En Av. Figueroa Alcorta y Tagle se alza una escultura -inaugurada el 13-4-02- denominada floralis genérica, obra del arquitecto Eduardo Catalano, que representa la eterna primavera.Es una obra de carácter simbólico y caractéristicas realmente notables: está ubicada en medio de una fuente cuyo espejo de agua -que se precipita como una cascada en un foso- tiene 44 m de diámetro y una altura de 15cm; el conjunto está iluminado por 66 luces que pueden sumergirse; tiene un sistema automático que controla sus movimientos; está construida en aluminio y acero inoxidable; dispone de células fotovoltaicas y un sistema hidraulico; su diámetro (cerrada) es de 20m, y su altura, de igual medida.La flor se abre a las 8 de la mañana y se cierra al caer la noche (lo cual varia de acuerdo a las estaciones); este hecho constituye un espectáculo singular, digno de ser contemplado.El 25 de Mayo, el 21 de setiembre y el 24 y 31 de diciembre, por ser fechas especiales, permanecerá abierta todas las noches, como así también las noches de luna llena.
Desde allí nos desviamos hasta la cercana av. Figueroa Alcorta, donde al 3415 (esquina San Martín de Tours), hay un modernísimo edificio -inaugurado el 20-09-01 dotado de excelentes comodidades, desarrollado por el estudio Atelman, Fourcade, Tapia, donde funciona el Museo de Arte Latinoamericano de Buenos Aires (MALBA), que fue concebido con el propósito de ser un ambiente adecuado para la exhibición de obras artísticas.Estas, suman más de 200, empezando con expresiones del modernismo de la segunda década del siglo XX.Hay piezas debidas, entre otros, a la inspiración de Batlle Planas, Berni, Curatella Manes, Figari, Meli, Pettoruti, Botero, Segui, Frida Kahlo, etc.Aquí terminamos nuestro paseo.


-Parque 3 de Febrero

La ciudad olvida sus rascacielos y el trajín cotidiano en las 400há del Parque 3 de Febrero, inaugurado por Nicolás Avellaneda el 11 de noviembre de 1875.Bellamente arbolado en toda su extención, incluye varios jardines y lagos; con ajustado sentido decorativo, en su ámbito también se hallan numerosas obras de arte realizadas en bronce, piedra o mármol, nacidas de la inspiración de renombrados artistas nacionales y extranjeros.
Iniciamos este paseo por la avenida Presidente Figueroa Acorta, en su intersección con Jerónimo Salguero para penetrar en el desbordante espectáculo del parque.En el cruce con la avenida Sarmiento, contemplamos la estatua ecuestre Capitán General Justo José de Urquiza, obra de V. Renzo, Baldi y Hector Rocha, con altorrelieves alusivos.Seguios por av. Sarmiento hasta su intersección con Roldán, ahí vemos el Planetario "Galileo Galilei".El exterior del edificio es una inmensa bóveda de hormigón -de 23m de diámetro- apoyada en un casquete esférico triangular, con una luz entre apoyos de 43m.Si optamos por conocer su interior, ascendemos hasta el segundo piso donde, después de ver una gran galeria circular destinada a exposiciones, penetramos a la Sala de Proyección, con capacidad para 400 personas.Concita especial atención su techo semiesférico, de aluminio perforado, que se transforma en pantalla.El proyector es un complejo aparato óptico -de casi 5m de altura y 2 toneladas de peso- que, merced a su ensamble con varios proyectores individuales, puede representar en la pantalla al Sol, la Luna, los planetas, la Vía Lactea y unas 9.000 estrellas fijas.Al descender, en los jardines circundantes observamos el reloj de Sol, cuyo cuadrante vertical -de acero inoxidable- está montado sobre un pilar de 1,50m de altura; fue construido en Japón por el ingeniero Tokurato Yabshi y donado por intermedio de la embajada de ese país.
A continuación, cruzamos la avenida Presidente Figueroa Alcorta, giramos a la derecha por Av. Iraola y, luego, por Av. Infanta Isabel.A esta altura hay un pintoresco lago, cuya serena superficie es perturbada -a veces- por el deslizarse de los botes o el emplumado cortejo de cisnes y patos.Próximas están las obras escultóricas Colombia a la Argentina y El Beso.En el N° 555 de esta avenida está el Museo de Artes Plásticas "Eduardo Sivori", que exhibe más de 4.000 piezas -entre pinturas, esculturas, dibujos y grabados- de destacados artistas argentinos de los siglos XIX y XX.Al salir del museo cruzamos el lago por un artístico puente revestido en mármol y penetramos en el Rosedal, sector que aporta una nota distinta, de acentuados matices románticos, con su hermosa variedad de rosales distribuidos en ordenados canteros, una fuente rectangular servida por impávidos sapos de bronce, bancos entre el follaje y numerosas obras estatuarias.Proseguimos por un amplio sendero que nos lleva al Patio Andaluz, coqueta terraza cubierta por una pérgola con faroles coloniales, una fuente central y bancos de mamposteria a su alrededor, conjunto de policromo revestimiento de mosaicos y mayólicas esmaltadas.Cruzamos el puente que nos permitio ingresar al Rosedal y a poca distancia está el Paseo de la Infanta, así es denominado el sector de los puentes de ladrillo del ferrocarril, que fueron reciclados para habilitar locales dedicados, en su mayoria, a la gastronimia; también hay una galeria de arte y juegos infantiles.
Al circundar el lago por la ancha acera que lo margina, a poco, sobre la derecha, se divisa el imponente monumento a Nicolás Avellanedam de José Fioravanti.Por la calle J. F. Kennedy, salimos a la Av. del Libertador y por ésta, a una cuadra, nos detenemos ante la notable obra escultórica de Agustín Querol, denominada La Carta Magna y las Cuatro Regiones Argentinas más conocida como Monumento de los Españoles, pues fue donada por la colectividad ibérica.En este trayecto, la avenida del Libertador es una franja de suntuosidad junto al Parque 3 de Febrero; encierra una hálito de eterna primavera, surgente de canteros floridos, la esbelta silueta de árboles de espeso follaje e imponentes edificios de departamentos.
En el cruce con la Avenida Intendente Casares, donde se halla el monumento a Carlos Tejedor y la Historia, de Lucio Correa Morales, doblamos a la izquierda; aquí concita atracción -de manera especial a los niños- un pequeño lago, donde se alquilan embarcaciones que permiten efectuar un corto paseo por el mismo.A poca distancia, sobre la avenida Adolfo Berro, se halla la Magnolia Histórica, árbol plantado por Nicolás Avellaneda en 1875; evoca la habilitación del lugar como paseo público.En las proximidades visitamos el Jardin Japonés, que reproduce fielmente a los que hay en dicho país, con pequeños lagos donde hay diminutas islas enlazadas por puentes de madera, así como plantas y piedras que emergen de las aguas, donde abundan las carpas, pez que simboliza la fecundidad.Una confiteria brinda sus servicios al estilo japonés.
Nuestro paseo concluye sobre la avenida Sarmiento, donde aún se conserva el Aromo del Perdón, cerca del vigoroso bronce con que Augusto Rodin personificó a Domingo Faustino Sarmiento.

-Jardín Botánico, Jardín Zoológico, Sociedad Rural Argentina

Iniciamos este paseo en la Plaza Italia, espacio abierto y a pleno sol que representa un cruzo circular en el intenso tránsito que converge hacia este encuentro de Avenidas; presenta a la contemplación del paseante sus canteros, a distinto nivel de la calzada, y árboles de generosa sombra.Aquí se alza la estatua ecustre José Garibaldi, obra de Eugenio Maccagnini.
Luego penetramos a Jardín Botánico "Carlos Thays" (MHN), creado en 1892 por iniciativa del naturalista francés de quien lleva el nombre; ocupa una superficie de 77.000m2, aproximadamente.Las tres escuelas adoptadas por la estilística paisajista, es decir, simétrica, apaisada y mixta, estáb reoresentadas en su trazado, sectorizándolo y aprovechando en algunos casos, la topografía algo accidentada del terreno para la instalación de variedades segun las regiones del mundo, reservándose la mayor parte para la flora argentina.El número de especies y variedades aclimatadas, entre indígenas ye exóticas, alcanza a 5.000 ejemplares, que se hallan distribuidos fitogeográficamente.
También soreprenden gratamente la Escuela de Jardinería Cristobal M. "Hicken", los invernáculos, cuyos interiores espaciosos albergan numerosos ejemplares de raras variedades florales y forestales al abrigo de un ambiente cálido y graduado; la biblioteca especializada, el herbario y el Museo Botánico, todos ubicados en este ámbito singular.
A continuación cruzamos la avenida General Las Heras para penetrar el Jardín Zoológico de la Ciudad de Buenos Aires (MHN), creado por ley del 27 de junio de 1874, durante la presidencia de Domingo Faustino Sarmiento.La nutrida existencia de ejemplares zoológicos distribuidos sobre una superficie de 18há- pertenecientes a la fauna universal, permite ver animales de todos los climas y latitudes.
Al salir del Jardín Zoológico atravesamos la avenida Sarmiento para ingresar al "Predio Ferial de Palermo de la Sociedad Rural Argentina" (MHN), compuesto por las siguientes construcciones: Pabellón Frers, obra e los ingenieros Vinent, Maupas y Jaúregui; Pabellón del Restaurante Central, realizado por los arquitectos Lanús y Hary, que al igual que el pabellón antes mencionado es de estilo academicista francés; la Pista Central con la Tribuna Oficial y de Socios; y los pabellones para Equinos, estos dos últimos diseñados por el arquitecto Salvador Mirate.Aquí se realiza, en forma anual -en el mes de agosto-, la "Exposición de ganaderia, Agricultura e Industria Rural Internacional", como así también otras importantes muestras.
Proseguimos, luego, hasta el Centro Cultural Islámico Rey Fahd, ubicado en avenidas del Libertador y Bullrich, Cerviño y vías del ferrocarril.Inaugurado el 25 de setiembre de 2000, conforma un notable y espectacular grupo de edificios que cubren una superficie de 22.000 m2,en un predio parquizado de 33.700m2.Está divido en tres sectores: el primero -religioso cultural-, lo integran la mezquita dos minaretes -de 48m de altura-, biblioteca, librería, salón de usos múltiples, etc; el segundo, es un edificio de dos plantes destinado a educación primaria y secundaria; y el tercero tiene dos cuerpos, uno administrativo y comedor de la escuela, y el otro dormitorio y jardín de infantes.
El itinerario finaliza eb el Hipódromo Argentino de Palermo, Av. del LIbertador y Dorrego, inaugurado en 1876, cuya pista de arena de 2.400m, está considerada entre las mejores del mundo; dispone de un sistema de drenaje que permite correr bajo cualquier condición climática.Aquí corrieron brillantes yóqueys como Domingo Torterolo, Máximo Acosta, Irineo Leguisamo y Marina Lezcano, entre otros; de los caballos que participaron en carreras memorables, se destacan "Old Man", "Botafogo" y "Yatasto".Lo visitaron hombres notables de la política y el arte de la Argentina, como Julio A. Roca, Carlos Pellegrini, Hipólito Yrigoyen, Marcelo T. de Alvear, Miguel Cané y Carlos Gardel.

Principales Museos de Buenos Aires

Alrededor de cien entidades museológicas, oficiales y privadas, revelan un Buenos Aires preocupado por conservar sus valores espirituales en medio de su febril actividad diaria.La historia, la numismática, el arte, la botánica, las ciencias naturales, la etnografía, la tecnología, la microbiología, la labor forense y policial, la imagineria religiosa, los motivos gauchescos, la lírica, el teatro y la vida y costumbres de la gran capital Sur, ensamblan armónicamente su escenario testimonial que resguarda la permanencia de lo nacional y universal.A continuación se proporciona una breve información de los museos más relevantes.

-Museo Histórico Nacional.Defensa 1600.Sus importantes colecciones reviven, cronológicamente, hechos históricos y el recuerdo de los próceres.

-Museo Histórico de la ciudad de Buenos Aires "Brigadier General Cornelio de Saavedra".Crisólogo Larralde 6309.Varias salas que exhiben escenas de la vida porteña en los siglos XVIII y XIX.

-Museo Nacional de Bellas Artes.Av. del Libertador 1473.Primera pinacoteca del país, colecciona alrededor de 10.000 obras de los grandes maestros del arte universal.

-Museo Histórico Nacional del Cabildo de la Ciudad de Buenos Aires y de la Revolución de Mayo.Bolivar 65.En el antiguo Cabildo de Buenos Aires, símbolo perdurable de la Patria, convertido en museo histórico nacional, se exhiben -entre otros- testimonios fundamentales de la gesta de Mayo de 1810.

-Museo Argentino de Ciencias Naturales "Bernardino Rivadavia" e Instituto Nacional de Investigaciones de las Ciencias Naturales.Angel Gallardo 490.En sus salas pueden observarse muestras de meteoritos, minerales, fauna íctica, invertebrados marinos, especies antárticas, paleontológicas, fitogeográficas; entomología, ornitología, herpetología, etc.Biblioteca.

-Museo de Bellas Artes de La Boca "Quinquela Martín".Av. don Pedro de Mendoza 1835.Pinturas y esculturas de artistas argentinos figurativos.Magníficos cuadros y murales de su fundador, don Benito Quinquela Martín.Sala de Mascarones de Proa.

-Museo de Arte Hispanoamericano "Isaac Fernández Blanco".Suipacha 1422.Residencia de estilo barroco limeño en la que se exhiben notables colecciones de platería colonial, piezas de la escuela alto peruana y un gabinete numismático.Biblioteca especializada.

-Museo de Arte Español "Enrique Larreta".Juramento 2291.Hermosa residencia de estilo español, que atesora obras de arte, retablos y mobiliario que pertenecieran al extinto escritor argentino.Biblioteca especializada.

-Museo de Arte Latinoamericano de Buenos Aires (MALBA).Av. Figueroa Alcorta 3415.Expresions del modernismo de la segunda década del siglo XX.Importantes obras realizadas por renombrados artistas de América Latina.

-Museo Etnográfico "Juan Bautista Ambrosetti".Moreno 350.Alfarería, piezas arqueológicas, cerámica, tejidos indígenas, tallas, urnas, armas de distintas civilizaciones; elementos folclóricos y antropológicos.Biblioteca especializada.

-Museo Mitre.San Martín 336.Casa donde vivió el general Bartolomé Mitre cuyas pertenencias constituyen motivo de interés por su valor histórico.Importante archivo de documentación histórica.Biblioteca Americana, Histórica, Arqueológica y Etnológica.

-Museo Nacional de Arte Decorativo.Avenida del Libertador 1902.Las depuradas líneas del estilo dieciochesco francés de su arquitectura, sus salones y el Hall Renacimiento enmarcan la suntuosidad de sus muebles, tapices y óleos.

-Museo Nacional de Arte Oriental.Avenida del Libertador 1902, 1er piso.Objetos suntuarios; arte del Japón, China e India; expresiones del culto religioso oriental y testimonios de sus costumbres.

-Museo Casa de Yrurtia.O´Higgins 2390.Bella residencia de estilo español que perteneciera al notable escultor argentino, en la que se exhiben valiosas piezas de arte, mobiliario, tapices, etc.

-Museo de Motivos Argentinos "José Hernández".Avenida del Libertador 2373.Diversas salas que exponen objetos y elementos de raíz folclórica como platería, imagineria, artesanías criollas, óleos, litografías e instrumentos musicales.Biblioteca especializada y salón de actor.

-Museo de Arte Moderno.Av. San Juan 350.Distintas escuelas y estilos creativos hasta los actuales; esculturas, grabados, dibujos.

-Museo de la Casa de Gobierno.Hipólito Yrigoyen 219.Ubicado en las galerias subterraneas descubiertas en 1942, que formaron parte del Fuerte de Buenos Aires y de la Aduana Nueva.Pertenencias de ex-mandatarios argentinos.

-Museo del Traje.Chile 832.La historia del vestido y sus accesorios en sus diversas manifestaciones y estilos.
Mapa Satelital de: Capital Federal

<< Atras <<

Tarifas para publicacion de Banners | Tarifas para publicacion de anuncios
Ultimos anuncios |
Los Clasificados en tu Sitio | Conversor monetario | Fondos | Chat | Manuales celulares
Recomiendanos a un amigo | Agreganos como pagina de inicio | Agreganos a favoritos | Imprime esta pagina
Preguntas frecuentes | Legales y Política de Privacidad
Imagenes y mapas satelitales | Videos de marketing
Visitas desde 12/04/2007: 12785869 | Visitas hoy: 319 | Online: 13 visitantes
Guia de Negocios y Clasificados en internet
LosAnunciantes.com ® 2000-2013. Todos los derechos reservados.